Bromas en el trabajo

Se me ocurren mil y una razones por las que gastar alguna que otra broma en el trabajo, pero solo una para no hacerlo… y es ser el destinatario de la misma:

Porque siempre mola más hacerlas que recibirlas ¿o no? 😀



COMENTARIOS

DEJA TU COMENTARIO