El Parking Fantástico

Muchos de los que tengáis coche y viváis en una gran ciudad con problemas de aparcamiento tendréis parking. Normalmente en nuestros parkings solemos encontrar coches que, digamoslo de alguna manera, son normales: Seat, Renault, Citroën y Ford suelen ser los modelos habituales que podemos encontrar. Aunque a veces aparecen «joyitas». Os contaré mi caso particular sobre «2 obras de arte«.

Por suerte o por desgracia, el parking donde dejo el coche es de los muy grandes: 3 plantas y unos 400 coches por planta. No voy a decir donde está el parking, pero está ubicado en un barrio de currantes de toda la vida. A priori nada especial. Y como ya digo arriba, las marcas de coches habituales son como las de todos, salvo por dos coches que tengo la suerte de poder ver de cerca casi todos los días y que todavía no me acabo de creer de que estén ahí.

El primero aunque muy exclusivo, se puede ver de tanto en tanto alguno circulando por según que zonas de una gran ciudad: un ¡Ferrari F430! No lo voy a negar, la primera vez que lo vi no podía creermelo. ¿un vecino con un F430? OMG!

Si poder disfrutar de ver de cerca un Ferrari F430 casi todos los días ya tiene su qué, el segundo modelo en cuestión es para «agarrarse los machos«. Si un F430 es exclusivo, este lo es más…. ¡En mi parking aparca el mismísimo «Coche Fantástico»! 😮

Más de uno de saque me dirá -«seguro que solo es un Pontiac Firebird Trans Am«-, y a simple vista podría ser:

Incluso aunque fuera un simple modelo de Pontiac, no se puede negar que el coche (y sobre todo para los que estemos en la década de los 30) es una auténtica belleza. ¡Un icono!

Pero como ya he dicho antes, no es un simple Pontiac Firebird… Es todo un Knight Rider en persona, que incluso tiene la lucecita roja en el frontal, como el auténtico KITT:

No se ve muy bien porque el coche está apagado, pero claramente está la parrilla roja (encendido os aseguro que ahí está, moviéndose de un lado a otro). Y por si aun tenéis alguna duda: el interior…. ya podéis imaginar la cara que se me quedó cuando vi esto…

¡Para mear y no echar gota! Solo me faltaban Michael y Devon gritándome que me aparte del coche XDDD. Lástima del barro en el cristal pero es que ayer llovió 😛
Si algún día coincido con el dueño le pediré hacer una foto con el interior encendido, porque el salpicadero con todas las lucecitas es ‘pa cagarse’.



COMENTARIOS

DEJA TU COMENTARIO