LA GRAN CAGADA

Desde que empezó el buen tiempo ( lease la primavera ) el mundo animal se ha revolucionado. Con la primavera los distintos componentes de la fauna entran en nerviosa actividad, salen de sus madrigueras y campan a lo largo y ancho de su habitad. Sobre todo los pajarillos, esos animales cubiertos de plumas, algunas de vistoso colores. Estos andan ajetreados estas últimas semanas.
¿ Y por qué andan ajetreados ? Después del celo y la fornicación compulsiva que los caracteriza, llega el punto de cuidar el resultado de la puesta. Esos polluelos, los cuales cada uno cuesta un huevo, no se alimentan solos.
Pués resulta que todo el santo día están arriba y abajo… todo el santo día. Los pobrecillos responsables y con instinto materno desmedido, no les queda otra que cagar el pleno vuelo.

No se que tiene mi coche. Será el color rojo brillante que les atrae. Quizás que saben que es nuevo. Quizás saben que me da rabia que se caguen encima… no lo se. Diariamente, en el pueblo donde trabajo, es raro el día que alguno no acierta en su empeño de cabrearme cuando he de volver a casa y coger el coche y encontrarme el zurullito. Normalmente de tamaño comedido y ajustado, pero estratégicamente depositados (la luna delantera, maneta para abrir la puerta, retrovisor…).

Pero lo de hoy ya es el colmo. Una de las de hoy (por que hay varias a lo largo de la basta carrocería) es de impacto. No solo llama la atención de su contextura, sino su trayectoria cercana a la tanjente del vector superficie, así como la precisión y la fuerza del impacto…. JODER!!!!! OCUPA MEDIA PUERTA!!!!!!!.

En fin….. putos pajaros, a ver cuando emigran.



COMENTARIOS

DEJA TU COMENTARIO